KonoZer ARAGÓN

MASONERIA. Generacion Y.

Lunes 22 de junio de 2009, por 00 Konozer

Partiendo de la naturaleza de constructores que tenían sus antecesores en los albañiles medievales, la Masonería persigue la autoconstrucción personal del individuo a través de un “Método Masónico”, que mantiene el compromiso que aquellos tenían con el trabajo que desarrollaban: "Lo que tú haces, te hace".

De esta forma, la Masonería se constituye como una institución esencialmente filantrópica, filosófica y progresista, teniendo por objeto la búsqueda de la verdad, el estudio de la ética y la práctica de la solidaridad.

La Masonería trabaja por el mejoramiento material y moral y por el perfeccionamiento espiritual, intelectual y social de toda la humanidad.

La Masonería tiene como principios la tolerancia mutua, el respeto de los demás y de uno mismo y la absoluta libertad de conciencia.

De la organización de las logias de albañiles medievales mantienen la clasificación de los Hermanos en tres grados: Aprendiz, Compañero y Maestro. Siguen ritos y símbolos heredados de aquella época y curiosamente su lema ha obtenido su mayor difusión gracias a la Revolución Francesa, que lo tomó de ellos: "Libertad, Igualdad, Fraternidad".

En la actualidad, la Masonería trabaja según los usos tradicionales, “A la Gloria del Gran Arquitecto del Universo” y en presencia de las tres Grandes Luces (el Libro de la Ley Sagrada, la Escuadra y el Compás) , manteniendo así vivo el tesoro de la Tradición, tal y como nos ha sido legado por los que comenzaron y crearon la Francmasonería.

Por último, a cada francmasón se le reconoce la mayor y más absoluta libertad de pensamiento, de conciencia y de determinación de los símbolos en virtud de la práctica de la tolerancia masónica que permite a cada francmasón, en su propia búsqueda de la Verdad.

La Franc-masonería se define ella misma como un “bello sistema moral impartido bajo el velo de la alegoría por medio de símbolos”. No es una escuela y su enseñanza no puede comunicarse como la enseñanza rigurosa y única de una ciencia aplicada.

En palabras del escritor Jean Pierre Bayard “La franc-masonería enseña, sobre todo, a tomar conciencia de no ser todo lo que uno mismo quisiera ser; la franc-masonería no impone dogma alguno; no dispensa lección alguna; la franc-masonería ayuda al individuo, a despertar”.

Los valores morales que ella vehicula, no le son además exclusivos; el conocimiento de sí mismo, el amor al prójimo, el respeto a la autoridad legalmente constituida, los deberes hacia el Ser Supremo, etc.

Lo que si le es exclusivo sin embargo, al menos en occidente es el vehículo; es decir el rito iniciático. Este último es en efecto una alegoría elaborada de la vida, que imprime en el iniciado una profunda meditación, una percepción y una acción interior gracias a las cuales el hombre despierta y supera sus propios límites, su yo personal.

Ver en línea : Ir al Grupo

Comentar este artículo

SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0