KonoZer ARAGÓN

Crónica encuentro en Lleida 3

Viernes 17 de abril de 2009, por 25 Nuria Gonzalez Danes

Retomando la etapa del encuentro en Lleida, paso a relatarles las últimas horas de éste.

PNG - 17.4 KB

Portico Iglesia de la Sangre

PNG - 9.1 KB

Cruz Tau (Portico I. de la Sangre)

Después de las visitas al Portal de la “Església de la Sang”, la Catedral Nueva y el Museo, tocaba ya retomar energías, así que nos fuímos a darle un poco de alegría al paladar a la par de reconfortar el cuerpo..

Hay un amplio abanico de restaurantes para escoger en esta ciudad, donde se puede comer muy bien, abarcando gran variedad de estilos y precios. Nosotros, sin pretender por ello desmerecer a ninguno, lo hicimos en “Casa José”, ofrecen una buena relación calidad-elaboración-cantidad-precio.

Nos decantamos por comer unas “xatonadas”, ensaladas típicas de Tarragona, y diferentes pescados, unos estupendos postres y los acostumbrados cafés, infusiones…

Tal fue nuestro cansancio al llegar, pero tal también nuestra alegría que disfrutamos de los alimentos y de la compañía, conversando, bromeando y riendo sin atinar en tomar ni una sola fotografía.

Después de esto y ya para finalizar nos dirigimos a visitar el Castillo-Iglesia- Encomienda templaria de Gardeny. Una visita un tanto a contra reloj teniendo en cuenta que estabamos en franja horaria de invierno en que oscurece pronto.

PNG - 18.2 KB

Portal de la muralla

Acto seguido les detallo un poco su historia y su configuración:

LA COMANDANCIA DE GARDENY

El 23 de Octubre de 1149 Ramón Berenguer IV y el Conde de Urgell Ermegol VI conquistaron la ciudad de Lleida a los musulmanes, compensando a los templarios, por su valiosa ayuda con la colina de Gardeny y las tierras de su alrededor, desde donde se domina la ciudad y sus llanos.

Se instalaron en la que fue su casa hasta 1312, casi 200 años. Durante este tiempo la comandancia y su iglesia, Santa María recibieron numerosas donaciones articulándose un importante patrimonio que traspasó el término de Lleida, creándose entonces nuevos cargos administrativos e instituyéndose las encomiendas de Corbins y Barbens. Fruto de este crecimiento, hacia el siglo XIII, la casa de Gardeny se convirtió en uno de los principales centros decisivos de la Orden del Temple en la corona de Aragón, habiendo alojado en 1294 a Jacques de Molay, último Gran Maestre de la Orden.

La comandancia era regida por un Comendador asesorado por el Capítulo. Éste se reunía todos los domingos, vigilias de Navidad, Pascua y Pentecostés, y decidía la admisión de miembros nuevos, las cuestiones económicas y todo lo referente a la vida de la comunidad. La formaban los conventuales y los “fraters” que cuidaban de las tareas domésticas y artesanales. Fue una de las más importantes de Cataluña.

La primera referencia de la encomienda de Gardeny data del año 1156, siendo el primer comendador frey Pere de Cartellà, quien habría participado activamente en el asedio.

El capellán, clérigo que se hacía miembro de la Orden, tenía especial importancia, rigiendo la iglesia, con dedicación completa al culto y los sacramentos, siendo responsable también de la candela, a la que se ofrecían multitud de dádivas, por lo que delante de la imagen de Sta. María de Gardeny, venerándola, siempre colgaban, encendidos, cirios y lámparas.

El primero de los capellanes de Gardeny está fechado en mayo de 1165.

Los “donantes” eran laicos, casi siempre nobles, que hacían donación de bienes a cambio de ser enterrados y beneficiarse de la espiritualidad y manera de vivir de los templarios. Era un compromiso mutuo, el donante se comprometía a un tipo de vida y disfrutaba de la condición espiritual y familiar de la orden. Entre ellos están representadas prácticamente todas las familias de la nobleza catalana de poniente de la época. El cementerio estaba lleno de nombres ilustres y muchos utilizaban el hábito templario como mortaja.

El Papa Clemente V decretó la disolución de la Orden el 22 de marzo de 1312 y adjudicó todos sus bienes a los Hospitalarios de San Juan.

Después de esto la decadencia de Gardeny. Aún y así malvivió hasta 1772, cuando la Corona española la convirtió en cuartel.

LOS EDIFICIOS: EL CASTILLO Y LA IGLESIA

PNG - 11.9 KB

Castillo e Iglesia de Gardeny

El recinto se configura por dos construcciones básicas: el castillo y la iglesia, perpendiculares la una a la otra, unidas mediante un pasillo y dispuestas alrededor de un patio central.

El castillo asentado sobre anteriores restos musulmanes, es una sólida construcción con muros gruesos y lisos. Es de planta rectangular de 23 m de largo por 7.5 de ancho. Tiene dos plantas cubiertas cada una con una vuelta de cañón apuntado. En la planta baja, en parte bajo tierra, se guardaban las provisiones y se alojaban los sirvientes, la planta superior alojaba a los fraters y era sala de armas y residencia del Comendador.

El castillo, en su época, no tenía puerta de acceso, el único estaba a cuatro metros sobre el nivel del suelo, sólo se podía entrar mediante escaleras móviles. A la planta inferior se accedía desde la superior a través de una escalera de caracol. Adosada a la vertiente noroeste el castillo tiene una torre de planta rectangular, de 6,5 x 3.5 m, dividida en dos plantas, utilizándose la superior como archivo, tesoro y sacristía.

La iglesia, románica de transición, rendía devoción a Santa María de Gardeny . La construcción es más grande que el propio castillo. Mide 25.5 m la largo, 7.50 m de ancho y 10 m de altura. Orientada al este, de gruesos muros, de una sola nave con capillas laterales que conforman un ábside poligonal de cinco caras. En el exterior varios contrafuertes, uno de los cuales se eleva sobre la cubierta en función de campanario.

PNG - 17.3 KB

Entrada Iglesia Sta. María de Gardeny

Tiene tres puertas, una al pie de la iglesia y las otras dos en los laterales de la nave. Una daba al patio central y la otra al cementerio. Son sencillas y sólo una tiene un seguido de arcos concéntricos de dibujo geométrico.

En 1987 en la capilla de mediodía y en un lateral de la nave se descubrieron varias pinturas murales datadas en el siglo XIII. En la parte superior seis personajes nimbados con libros en las manos y en la inferior, seis más en actitud de oración.

PNG - 19.3 KB

Pinturas halladas

PNG - 10.5 KB

Pinturas halladas

Gracias al video de interpretación templaria y a las orientaciones que nos daba la guía disfrutamos enormemente de la visita, no hacía falta mucha imaginación para situarse en la época y el entorno. Me fui con toda la sensación de que esta había sido una encomienda muy, pero que muy bien aprovechada, llevándose en ella una vida acorde con los votos de los templarios de pobreza, castidad y obediencia, sacando el máximo provecho de la zona y sus gentes para bien de todos en general.

Para mi fue un paseo entre la historia, el presentimiento, la imaginación y la emoción, disfrutando cada momento en compañía de seres queridos y dotados de una sensibilidad y humanidad especial.

Desde aquí animo a todos a visitar la zona, tiene mucho más de lo que parece para ofrecer.

Un abrazo,

Núria

Comentar este artículo

SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0