KonoZer ARAGÓN

Crónica sobre encuentro Lleida 2

Jueves 16 de abril de 2009, por 25 Nuria Gonzalez Danes

Saludos a todos:

Siguiendo el hilo del encuentro en Lleida, voy a ofrecerles algunos detalles sobre Santa María de Gardeny:

Tallada en piedra mide 97 x 37 cm, es por tanto una imagen de considerable dimensión, de estilo románcio tardío perteneciente a la escuela de Lleida.

La imagen de la Virgen, aunque estructurada como si fuera una imagen de pie, se presenta en postura sentada con unas rodillas pequeñas y mal articuladas en relación al resto de su anatomía, que sostiene con su brazo izquierdo, al Niño que muestra al mundo, no sentado en su regazo como sería de esperar dada la posición de ella. Llama la atención el vestido ajustado al cuerpo por una especie de cinturón con hebilla y recogido en el pecho por un broche.

Presidió el prebisterio de la iglesia hasta 1772. Al pasar el templo a ser cuartel, la trasladaron a la Iglesia de la Sangre y desde 1940 está en el Museo Diocesano de Lleida.

Nos sobrecoge el comportamiento de los hombres que decapitaron a la Virgen y el Niño, haciendo necesarias restauraciones posteriores.

María nos transmite un mensaje al hacer presente al Niño, camino de verdad y de vida. ¿Lo aceptas? ¿Lo acoges en tu corazón?

Los templarios y el pueblo de Lleida la tuvieron como madre durante años y años. Fue por mucho tiempo guía de los peregrinos a su paso por Lleida camino de Santiago. Llegaban de distintos puntos: Perpinyan, Tarragona, Ripoll, Montserrat, Poblet provenientes de otros puntos más lejanos, pero todos coincidían en su paso obligado por Lleida y al llegar aquí se abogaban su protección, siguiendo después el camino.

Santa María de Gardeny no era sólo una imagen, era reflejo de devoción, de fe y esperanza para los templarios y para el pueblo de Lleida y lo es aún, desde 1946, para quien la abogue ahora desde la moderna construcción de la Parroquia de Santa María de Gardeny, sita a los pies de la colina donde estuvo ubicada en otros tiempos, presidida actualmente por una fina copia de la talla original.

Más de setecientos años no han logrado borrarla de la historia, ni a ella, ni a los que la tuvieron por madre, los templarios.

Un fraternal abrazo,

Núria

Comentar este artículo

SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0