KonoZer ARAGÓN

UN BELLO REGALO

AMOR SAGRADO

REENCUENTRO

Lunes 19 de octubre de 2009

Cierro los ojos dispuesta a conciliar el sueño. Respiro con la conciencia de que voy a encontrarme con mi amado, y al verlo le tomo de la mano diciéndole que me siga. Le llevo hasta un maravilloso lugar en el que existen unas energías capaces de cambiar todas nuestras células, rejuveneciéndonos, por lo que volvemos a vernos como jóvenes de 18 o 20 años. Me emociono tanto al verlo tan bello y apuesto, que me entran ganas de llorar y pienso lo egoísta que soy al quererle solo para mí. Con todo el dolor de mi corazón, aunque con mucho amor, le digo:

- “Te dejo libre para que puedas concluir tu tarea. Ve y sé libre, toma a cuantas mujeres sientas que debes tomar y de las que aún esperes algo que no hayas encontrado en mí. No tengo derecho a retenerte a mi lado, así que márchate y completa tu experiencia. Yo te esperaré siempre con los brazos y el corazón abiertos, siempre que me necesites ahí estaré, en tu corazón, amparándote…” Se va saludando con el brazo en alto y mirándome sonriente.

- “Te están esperando”-, le digo. Hay muchas mujeres entre las que algunas me son conocidas, le acompañan abrazándole y siguiendo su camino… Los bendigo a todos con todo mi amor, ya que hay que sentir mucho amor para dejar partir a alguien que significa tanto para ti, alguien que sabes que eres tu misma, a ese alguien, esa otra parte tuya que esperaste tanto tiempo, viendo como se aleja para terminar su trabajo… Lo aceptas, lo asumes incluso contenta, pensando que en la Eternidad no existe el tiempo y sabiendo que en uno u otro lugar, estará al fin esperándome con los brazos abiertos y ya curado.

Al final me invade la tristeza y lloro sin poder evitarlo aunque lo entiendo. Entiendo que nada es para siempre, que es solo una jugarreta del tiempo que nos hace creer una cosa u otra. Entiendo también que todos somos libres y que así debe sentirse el amor: LIBRE DE APEGOS Y ATADURAS. De no ser así, nunca podremos sentirnos bien, siempre quedará una incomodidad, un malestar que nos dañará sin querer. No podemos dejarnos apresar por nada que coarte o restriña nuestra libertad. Al final, llegará el día en que esa libertad se deje sentir en plenitud, en que se pueda compartir sin mirar atrás.

- “¡Que seas feliz con tus nuevas experiencias y aventuras! Cuando volvamos a vernos ya me contarás como te ha ido, así siempre habrá algo que contar, ¿no crees?”-…

Aún no se ha acabado. De madrugada, un poco antes de levantarme, siento que viene a buscarme. Casi no le reconozco, va vestido de negro con un atuendo parecido al clásico de los tuaregs del desierto y la cabeza envuelta también en una prenda negra. Sus ojos son de un verde claro maravilloso, la barba algo descuidada e incipiente de un color castaño con tonos claros y oscuros al igual que su larga melena. Alto y delgado, aunque fuerte, de unos 25 años.

En el lado izquierdo de su cintura lleva envainada una espada, entre otras cosas que no acierto a distinguir. Va a caballo y en un momento determinado me ayuda a subir a la grupa. Yo aparento unos 14 o 15 años, soy muy bella, con ojos claros como los suyos y también llevo una especie de manto negro, sobre unas vestiduras blancas.

Mi corazón vuela con el suyo. Me lleva a un lugar en la montaña, en el que hay cascadas y cuevas y una vegetación exhuberante, un lugar al que se acerca todo tipo de animales sin demostrar temor alguno. Allí pasamos unos días divirtiéndonos, jugando, corriendo, amándonos hasta el amanecer…

La última noche, después de tomarme y hacerme el amor, toca mi vientre y dibuja en él un especie de símbolo diciéndome seriamente y con mucho amor: “-Conserva esto Sagrado, volveré a por ti y por él, y os llevaré conmigo.”-

Lo dice muy convencido, como si fuera muy importante conservarlo y protegerlo por encima de cualquier acontecimiento. Ha venido a cumplir con algo Sagrado y lo ha dejado en mi poder, bajo mi custodia y protección hasta que tenga que volver a por los dos.Sus ojos y los míos se cruzan con esos tonos verdosos brillantes, que a través de las lágrimas dejan entrever el dolor por el sacrificio que significa separarse. Lo aceptamos en nombre de ese mismo Amor Sagrado que representaba todo aquello.

Pasan los años, el niño crece fuerte y feliz en su entorno seguro. Siempre ha crecido con el convencimiento de que un día vendría su padre a buscarnos y que él le reconocería de inmediato. Le he preparado para ese momento puesto que el era el Amor Sagrado materializado, su más Sagrado tesoro y así debía ser.

El niño tiene 14 años. Interrumpe súbitamente lo que está haciendo y corre hacia el camino mirando a lo lejos hacia una nube de polvo que levanta alguien acercándose. Yo ayudo a las otras mujeres levantando el muro de una nueva casa. Suspendo también mi trabajo de repente. Algo en mi interior me dice que aquel que se aproxima va a cambiar mi entorno, mi vida. Cada vez se acerca más, lo dejo todo y recojo mis escasas pertenencias envolviéndolas en un gran pañuelo. A continuación salgo al camino en el que ambos me esperan ya. El niño en un caballo joven que su padre le ha traído, y yo subida a la grupa. Trueno es su nombre, es de color color marrón brillante, como el otro. Nos vamos no sé adonde, pero a un lugar en el que por fin podremos seguir el camino juntos y unidos para siempre, siguiendo los designios del Padre…

PDF - 123.2 KB
Para descargar:

2 Mensajes del foro

  • AMOR SAGRADO 19 de octubre de 2009 23:18, por 01 Inmaculada Casado

    Es Perfecto. Un 2.148.

    Responder este mensaje

    • AMOR SAGRADO 4 de noviembre de 2009 07:07, por leon ortegon

      Es muy bella esa historia y me hace recordar a una que yo conozco muy bien....una historia que del pasado se ha de convertir en realidad..y todo porque el eterno lo ha designado asi...que los protagonistas de esa historia se encuentren al final del camino para vivir juntos ese amor sagrado...de siglos...
      besos inma y gracias por compartir con nosotros ese sueño que se ha de hacer realidad...
      tu amigo leo

      Responder este mensaje

Comentar este artículo

SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0