KonoZer ARAGÓN

En vez de elegir la Vía de la Reintegración, opta por salir al Séptimo Cielo que le libera.

REFLEXIONES SOBRE LA INICIACIÓN - Part II

un Peregrino de las Estrellas…

Martes 20 de octubre de 2009

Del Trabajo con la Oscuridad

El que aspira a la Iniciación, debe trabajar, le guste o no, con todas las Esferas planetarias, que son las fuerzas de la naturaleza, arquetipos o los dioses antropomorficos de todas las religiones. Estas esferas o vectores de energía cósmica se desplazan (tanto en el sistema solar externo, como en el interno) a lo largo del espacio-tiempo por los 12 arquetipos primordiales, llamados zodiaco natural.

Lo que llamamos oscuridad, pertenece al reino de la esfera Plutón y del arquetipo de Escorpio. Plutón mora en la periferia de nuestro sistema de mundos, el Cinturón de Kuiper, zona “peligrosa” del “Ello” que impide a la conciencia “escapar” de nuestro sistema de mundos. Por ello, existen dos clases de iniciados:

1.- Los que desean reintegrarse al Logos Solar.

2.- Los que desean expandir su consciencia más allá de los confines de nuestro sistema, hasta Sirius, Arcturus, Pleyades…

Los primeros, siguen entonces las técnicas alquímicas demiurgicas derivadas del Septenario…de Saturno al Sol (del Plomo al Aurum) aspirando reintegrarse, para continuar en otro Periodo, su evolución.

Los segundos, mediante el cruce por la Ogdoada (Urano/Prometeo/ Lucifer), penetran el reino de las esferas transpersonales. Para éstos, entonces, el enfrentar concientemente a Plutón es inevitable en el final de su recorrido… Todos los rituales de muerte y resurrección no harían alusión que a este proceso.

Pero tanto los primeros como los segundos, deben periódicamente, vivir las ordalías de esta volcánica y oscura esfera infernal, cuando sus tránsitos por su carta natal, lo reclamen puntualmente… si se está preparado, lógicamente, existirá material psíquico para pasar la prueba (trabajo de Sombra)…y si no…simplemente es devorado, por las proyecciones del “mal”.

De los Dos Senderos

El Pneuma/espíritu se encuentra atrapado en nuestro sistema solar por el septenario. Los siete planetas antiguos (tolomeicos) representan los órganos del Demiurgo y son las fuerzas que construyen y sostienen nuestra “realidad” objetiva. A la vez, el septenario planetario es el Huevo donde vivimos como células y también nuestra prisión. El Sol (el Krestos) bombea la vida (la sangre del Krestos) y Saturno/Yaveh (el último de los planetas clásicos) se encarga de mantener a las chispas (espíritus) atrapadas, bajo la ilusión de la realidad material. Saturno domina sobre toda clase de límites y es el preceptor de la “NORMALIDAD”… instituciones, gobiernos, religiones patriarcales, naciones, razas, clases sociales…todos emanan del “Señor de los Anillos”; además de regir también sobre el tiempo y la vejez, la enfermedad, las penurias económicas y la muerte física, entre otras lindezas. El Karma, es su reino incuestionable. El celoso Yaveh, con su sábado consagrado en el Sabbat; y el Satán, acusador de los hombres, son sus dioses antropomorficos asociados, como dos caras de la misma moneda de plomo.

Varias vidas nos llevan a darnos cuenta de nuestra situación de presidiarios de Ialdabaoth (Demiurgo), inconscientes, sometidos al influjo de las esferas que determinan “fatídicamente” nuestras vidas, con míseros destellos de libre albedrío, que (por ignorancia de las Leyes) nos sumergen aún mas en el lodo del Karma. Pero una vez que tomamos conciencia de nuestra endeble situación espiritual, y mediante el Tikkun (corrección) tomamos el lento Camino de Retorno hacia la fuente (el mismo Sendero de la Humanidad corriente, pero a una velocidad superior) de la cual partimos, el SOL… operando la alquimia clásica de la transmutación septenaria “del Plomo/Saturno en Oro/Sol” purgando la impurezas recogidas en el peregrinar de la materia, en las tres etapas del Opus Mágnum. Este es el Sendero de la Derecha (más allá de las connotaciones de la utilización de la energía sexual). Todas las Órdenes de Tradición Solar lo siguen y es esencialmente el sendero del Místico.

Pero también hay otro Sendero: la Corriente Estelar. El Sendero de la Izquierda (no confundir a éste, con el que menciona Dion Fortune).

Llegado el Pneuma al estadio de saturación antes descrito, por los sufrimientos vidas tras vida (pobreza, enfermedad, vejez, limitación social…) en vez de elegir la Vía de la Reintegración, opta por forzar su salida del Séptimo Cielo (Saturno) y entrar en la Ogdoada, Sophia, el estado de Gnosis que propicia la liberación de Ialdabaoh y sus Arcontes (planetas). Este Sendero, es el del Mago, quien se esfuerza por comprender y por doblegar a los Misterios de la Naturaleza (lo mismo hace el científico, sin duda). El Octavo Cielo, Urano, la esfera del Fuego Nocturno, arquetipo Prometeico, rebelde, y trasgresor al orden de Yaveh/Saturno.

Luego llegarán las pruebas de las esferas de Neptuno y Plutón…hasta volverse quizás, luego de su Liberación, un Peregrino de las Estrellas… en el Cuerpo de Nuit.

Para ampliar los conceptos vertidos, se sugiere la lectura de los trabajos titulados:

Urano Reflexiones sobre la Iniciación Part I Liber Zeus Scorpionis

CONCLUSION

- 1.- MISTICO: En la Iniciacion se reintegran al Logos Solar, trabaja el Sendero de la Derecha, no utilizan la energía sexual.

- 2.- MAGO: En la Iniciacion se expanden hasta Sirius, Arcturus, Pleyades, trabaja el Sendero de la Izquierda, utilizan la energía sexual.

1 Mensaje

  • REFLEXIONES SOBRE LA INICIACIÓN - Part II 21 de octubre de 2009 02:16, por Ariell Chris

    Cares Fratres... solo una aclaratoria: la Conclusión final no es de mi autoría. Ambos Senderos SI trabajan con la energía Genésica. La diferencia radica en que el Sendero de la Derecha la conserva en su interior (Virgo), mientras que la Izquierda la exterioriza (Escorpio).

    In Lvx et Nox Ab Aeternae Gnosis

    Ariell Chris

    Ver en línea : Comentario

    Responder este mensaje

Comentar este artículo

SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0