KonoZer ARAGÓN
Accueil du site > 01 PRESENTACIÓN : Equipo KZ > 02 NUESTROS FOROS > 01 Foro de lo ESPIRITUAL > 02 TALLER DARMICO > 05 LUZ > La Experiencia Del Ser --- Meditación sobre Gnoseología ---

Notas de Cristián Al

La Experiencia Del Ser --- Meditación sobre Gnoseología ---

vendredi 24 avril 2009, par 00 Konozer

— - Introducción ---

Esta es una lectura que personalmente les quisiera recomendar, es una invitación a pensar en el sentido espiritual...

La condición necesaria para realizar esta lectura es la de procurar un estado de atención concentrado, o actitud meditativa, para ello es preciso estar atentos a la experiencia inmediata, con plena consciencia de lo que sucede. La idea es no leer esta nota velozmente, sino por el contrario, con tranquilidad.
— -

En forma similar a como lo planteara Descartes en su discurso del método[1], es preciso –en la medida de lo posible- despojarse de todo prejuicio y teoría sobre la explicación de la realidad y comenzar a filosofar desde la experiencia inmediata, para así desde las certezas más evidentes a la propia consciencia comenzar a edificar nuestro punto de vista filosófico de la existencia. Esta labor creemos debería ser el punto de partida de un camino o puente entre el conocimiento natural y espiritual.

A continuación planteamos una experiencia que nos dará el punto de partida de un camino filosófico que procura llegar a responder importantes problemáticas existenciales, temáticas que serán abordadas en este estudio. No se trata de leer velozmente esta "nota", sino de usarla como piedra angular para construir una "visión" filosófica de la existencia.

— - La Experiencia Directa ---

Supone que acabas de nacer, y que nada sabes, ahora trata de describir lo que experimentas y percibes, procurando no prejuzgar o representar la experiencia [2]. Intenta describirla en forma pura tal y cual se manifiesta. Para ello supone que nada sabes, salvo nombrar los hechos o fenómenos que se te presentan ante la consciencia ; puedes utilizar todo el lenguaje necesario para nombrar aquello que percibes. Teniendo presente lo anterior, responde la siguiente pregunta : ¿qué percibes ? [3]

— - Ejercicio--- ¿Qué es lo que percibes o experimentas en este momento ? (pregunta 1) La idea es no introducir "explicaciones" o representaciones aprendidas, simplemente describir la experiencia inmediata... (al menos por unos 5 minutos concéntrate en aquello que percibes)
— -

Bien, si has hecho esta primera experiencia, tal vez has podido constatar que en -un primer momento- percibimos un multiforme conjunto de sensaciones, algunas de estas perduran en el tiempo, otras se presentan y se van. Todas estas “experiencias” se presentan carentes de toda relación entre sí, constituyendo un conjunto de fenómenos o hechos que se superponen.

En un segundo momento, dentro de la experiencia, nos damos cuenta que el “flujo de sensaciones” está referido a un centro cognoscitivo, ante el cual se presenta todo el fluir, ese centro es mi fuero interior, mi Yo. Esta experiencia del Yo podemos verlo como un fenómeno de autoconsciencia, que se presenta como formando parte de la experiencia, no como un constructo del pensar, sino más bien inclusive “el pensar mismo” es percibido, como formando parte de la experiencia. (Comprobar con una nueva meditación si esta afirmación es correcta)
— -

Aunque sin saber de momento que es aquello que aparece o desaparece en el horizonte de mis percepciones y sensaciones, podemos afirmar “he aquí mi Yo”, todo lo demás sólo a través de él cobra sentido para mí, sin mi Yo el mundo se presenta como vacuo. La experiencia misma nos indica que lo que realmente existe es el Yo, lo demás podría ser o no solo una ilusión o el eco de otra cosa o ser.

Describe la experiencia del Yo. (pregunta 2)

— - El Contenido del Pensar ---

Hemos logrado un primer acercamiento a la experiencia pura, distinguiendo dos características en ella : múltiple heterogeneidad y carencia de toda relación recíproca. La carencia de relaciones implica la inexistencia de cualquier vínculo a priori entre las “partes” que componen la experiencia. No hay en un primer momento diferencia cualitativa entre sensaciones, percepciones, pensamientos o sentimientos. No tiene asidero, por ejemplo, poner una división entre pensamientos y percepciones, no podemos decir que estas provienen de un “mundo real”, mientras que aquellos de un “mundo imaginario” ; distinción que proviene del hecho de que la intensidad de la experiencia del pensar es, normalmente, leve comparada con la experiencia sensible, y que la experiencia sensible ocurre sin necesidad de un esfuerzo voluntario del Yo.

La división a priori entre percepción y pensamiento conlleva a una visión dualista del mundo, en cambio la experiencia pura lleva a experimentar el monismo, no el monismo tradicional, todo es mente o todo es materia, sino el monismo que señala “la experiencia es unitaria”. Dentro de ese continuo, percibimos que el “pensamiento” ocupa un lugar particular, es parte integrada de la experiencia, más tiene con el Yo una relación especial.

Los demás objetos de percepción, desde los sensoriales a los anímicos, se presentan ante nosotros, nos dicen solamente que ahí están, es como si estuvieran fuera de nuestro Yo, los pensamientos, en cambio, nos revelan su contenido, es como si estuvieran formarando parte de nuestro fuero interno, tienen una relación íntima con nuestro Yo, como si pudieran coexistir tanto con el mundo percibido como con nuestro yo. De lo anterior, obtenemos un primer acercamiento a la noción de la razón por la que el pensamiento une al yo y el “mundo” en el acto de comprender.

El pensamiento es aquella actividad del Yo que le permite comprender lo percibido a través de su contenido.

¿Observas que el pensamiento es parte de la experiencia ? (pregunta 3)
— -

El pensamiento es un elemento más que aparece en nuestra consciencia, se manifiesta ante nuestro Yo con una tendencia espontánea de síntesis, supera por su propia naturaleza el estado de inconexión observado en el resto de la experiencia.

El contenido del pensamiento pareciera regirse por leyes propias, como si no dependieran de nuestra voluntad y arbitrio. Si bien, el pensamiento, se produce por el acto voluntario de pensar, el contenido del mismo muestra un conjunto objetivo de leyes y relaciones pre-existentes.

Al observar el pensamiento, este se muestra como algo que puede ser objeto de percepción (al pensar sobre el pensamiento como objeto del pensar), y por lo tanto, si esto es así, como se muestra a la consciencia, debe existir en algún plano de la realidad, ya sea mental o espiritual, ya que la experiencia inmediata nos muestra el contenido del pensamiento como algo percibido y sus relaciones como independientes de nuestra voluntad.

Para Platón, el contenido del pensamiento había que buscarlo en un mundo de las ideas, para los místicos del medioevo en un mundo espiritual, para el científico positivista en las estructuras de la corteza y actividad cerebral [4].

Sea cual fuera la verdad, para el filósofo y pensador en general, sólo pareciera ser necesaria agudeza o “fuerza” mental para profundizar en el contenido del pensar y así llegar a alcanzar la comprensión de muchas interrogantes de la vida, como si estas y aquellos se correspondieran.

Como conclusión podemos constatar que el esfuerzo desplegado en el acto de pensar, no implica que estemos creando su contenido, sino sólo provocando el proceso necesario para percibirlo. En la experiencia filosófica primera, el pensar es más real que los demás objetos percibidos, pues aquel se muestra como poseyendo un contenido, un elemento afín a la naturaleza de nuestro Yo, como algo invariante y existente por sí.

¿Dé donde proviene el contenido del pensar ? (pregunta 4)

— - Relación entre Pensamiento y Percepción ---

Meditando sobre la relación entre el pensar y la percepción, podemos advertir que el pensamiento es a la percepción, como el concepto es a una ilustración, vale decir, ante la consciencia las percepciones son casos particulares de pensamientos. Ante la experiencia inmediata, el pensamiento, cuando este es captado, se muestra como la raíz formativa de esa percepción. El pensamiento es algo enriquecido, activo, que le da un significado a esas variadas y múltiples percepciones o formas sensoriales que vienen y van. De esta forma, vemos como el mundo sensorial, al que normalmente se le atribuye el carácter de mundo real, pasa a ser una representación, una proyección de un mundo esencial de pensamientos que ahora consideramos el mundo real.

Los pensamientos son algo en sí mismos, se autosustentan, a diferencia de las percepciones que no pueden significar si no hay un pensamiento que les de forma y significado. Es más, podemos decir que las percepciones son como pensamientos captados exteriormente.

Investigando la naturaleza de las percepciones, por analogía y por la carencia de una vinculación con el Yo, nos damos cuenta de que estas dan cuenta de la existencia de un “cuerpo”, que junto con el resto de lo percibido forma parte de “lo externo”, puesto que no está directa y conscientemente sujeto a la voluntad del Yo. Mi Yo que es consciente de si mismo y de los pensamientos, es el elemento esencial, pero si mi Yo llega a ser consciente de una percepción, es decir, de un algo que se relaciona conmigo de manera externa, inconsciente, sin darme a conocer su esencia, debe haber un algo, un elemento mediador que está ligado a mi Yo, pero que no es el Yo, ni el pensar que me une a ese algo percibido : ese elemento de acuerdo a la terminología filosófica clásica es el mundo interior o alma.

¿Tu mundo interior de qué se compone ? (pregunta 5)

— - Razón y Síntesis ---

Como fruto de las consideraciones antes expuestas, el sentido de vivir sufre un desplazamiento, antes teníamos como único punto de vista posible, el que vivíamos en un mundo de objetos reales, al que sumábamos nuestros pensamientos como creaciones subjetivas o colectivas aprehendidas.

Ahora tenemos otra manera de concebir dicha problemática : vivimos en un mundo de pensamientos reales, con los que se relaciona íntimamente nuestro Yo, rodeado por un mundo de imágenes insustanciales per se. Los así llamados objetos de percepción, no son sino proyecciones del mundo de los pensamientos activos.

El Yo por libre voluntad despliega su actividad, el acto libre de pensar, enlazando las múltiples proyecciones sensoriales de toda índole, con los respectivos pensamientos formativos, sacando al mundo sensorial de su aislamiento y religándolo conscientemente.

En la consciencia la realidad sensorial revela su verdadera naturaleza mediante la actividad del pensar, y así en la consciencia experimenta en sí la unidad indivisa y armoniosa de lo existente e intuye las sutiles potencias organizadoras que se manifiestan en esa unidad.

A la larga, se puede comprender que el universo está constituido por Yoes y sus actividades espirituales...la realidad está constituida por la actividad organizada de seres y de sus actos Yoicos. De momento solo podemos percibir el nuestro, por falta de capacidad para salir de nosotros mismos... Y tal vez por el autoengaño de creer que lo real es el ente exterior y no el ser. Omitimos el Yo, pues es una realidad intangible.

¿En dónde podemos encontrar el espíritu consciente en la naturaleza ? (pregunta 6), ¿Qué es aquello que nos hace singulares ? (pregunta 7)

Comentarios :

[1] …es casi imposible que nuestros juicios sean tan puros y tan sólidos como si desde el momento de nuestro nacimiento hubiésemos estado en el uso entero de nuestra razón y nunca hubiésemos sido conducidos sino por ella… respecto de todas las opiniones que yo había recibido hasta entonces en mi creencia, yo no podía hacer mejor que acometer de una vez la tarea de eliminarlas, a fin de poner en su lugar después, o bien otras mejores, o bien las mismas cuando yo las hubiera ajustado al nivel de la razón.

[2] Entenderemos por representación una imagen mental que se hace de una cosa, no en cuento a lo que se percibe de ella directamente sino a través del recuerdo.

[3] No sería válido decir : “siento que se llenan mis pulmones de aire”, puesto que no sabes que tienes pulmones o que el aire llena tus pulmones y que en suma estas respirando, eso sería estar representando la experiencia, no describiéndola tal y cuál esta se manifiesta.

[4] Actualmente se dice que debido a la estructura de nuestro cerebro y constitución del mismo, es que conocemos y entendemos las cosas tal y como aparecen ante nuestra consciencia. Más No podemos decir a partir de la experiencia directa que la consciencia del Yo sea el producto de una emanación o interacción biológica de algún sistema físico-químico, ya que nada de eso es evidente, sino más bien una teoría. Lo único evidente es que la percepción del Yo es un hecho de la experiencia, y es un hecho singular dentro de ella, la experiencia cobra sentido a partir de ese momento.

Referencias :

[1] Los Principios de la Gnoseología para el Concepto Goetheano del Mundo. Rudolf Steiner.

+++ Siguiente Nota : http://www.facebook.com/profile.php... +++

FSL/CAL 97’

Répondre à cet article

SPIP | squelette | | Plan du site | Suivre la vie du site RSS 2.0