KonoZer ARAGÓN

lamado antes de 1985 Obelisco o Monumento a los Héroes del Dos de Mayo,

Obelisco a los Caídos (Madrid)

y el obelisco de Calatrava de 2009

Sábado 26 de diciembre de 2009, por 01 Inmaculada Casado

El Monumento a los Caídos por España, llamado antes de 1985 Obelisco o Monumento a los Héroes del Dos de Mayo, se encuentra en la Plaza de la Lealtad de Madrid, junto al Paseo del Prado. La obra se erige en el mismo sitio donde el general Murat mandó fusilar a numerosos madrileños después del Levantamiento del 2 de mayo de 1808. Tras varios intentos de crear un monumento en homenaje a todos los luchadores anónimos muertos en aquellos dos días, el 21 de abril de 1821 se coloca la primera piedra del mismo, debiéndose parar la construcción tras la vuelta del absolutismo a España. No será hasta 1836 cuando se reemprenda, celebrándose finalmente la inauguración el 2 de mayo de 1840, coincidiendo con la efeméride del acontecimiento. El 22 de noviembre de 1985, el rey Juan Carlos I reinauguró de nuevo el monumento, pasando a dedicarse a todos los caídos por España, en cuya memoria se colocó una llama alimentada por gas que arde permanentemente (con una excepción de carácter anecdótico a principios de los 90, cuando el suministro se cortó por falta de pago del Ministerio de Defensa, que sufría entonces un enorme recorte presupuestario). Se homologaba así a los numerosos memoriales levantados en todo el mundo con carácter de símbolo nacional y que toman frecuentemente el nombre de Tumba del soldado desconocido.

El Rey inaugura el obelisco de Calatrava

Madrid necesitaba otro obelisco que representara ideas del nuevo tiempo, el 23 de diciembre, 2009. Don Juan Carlos ha presidido esta tarde en la madrileña Plaza de Castilla la inauguración oficial del monumento erigido por Caja Madrid en conmemoración de su tercer centenario, obra de Santiago Calatrava, la primera diseñada por el arquitecto valenciano que se lleva a cabo en la capital.

Se trata de un gigantesco cilindro de acero y bronce de 93 metros de altura -algo más baja que sus vecinas, las torres KIO-, dos metros de diámetro y 572 toneladas de peso.

Anclado sobre un trípode de acero que salva el túnel de tráfico de la Castellana, su base está constituida por un cono truncado elevado en su vértice más alto hasta seis metros sobre la rasante de la plaza.

Toda la superficie de la columna o mástil, forrada por barras de bronce revestidas de pan de oro, está dotada de un suave movimiento de basculación que se transmite a través de la vinculación existente en los extremos de las 493 lamas o costillas ancladas al fuste, lo que da lugar a un aparente movimiento de ascensión de una onda a lo largo del mástil vertical.

En el acto han intervenido el presidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, el ingeniero jefe de la oficina de Calatrava, Mario Rando, y el alcalde de la capital de España, Alberto Ruiz-Gallardón.

También han asistido la ministra de Vivienda, concejales del Ayuntamiento de Madrid y directivos de la entidad financiera madrileña, entre otras personalidades.

Como buen regalo que se precie, no ha trascendido el coste del monumento.

Tras excusar la presencia de Calatrava por "causa mayor, al encontrarse al otro lado del Atlántico", Blesa ha recordado los orígenes de la Caja y ha destacado su carácter de patronato regio desde tiempos de Felipe V hasta Don Juan Carlos, quien ha presidido el Comité de Honor del tercer centenario de Caja Madrid.

Blesa ha recalcado que el "esbelto" monumento es un "regalo simbólico" de la cuarta entidad financiera de España "para dejar constancia del agradecimiento y del cariño a la capital".

Tras destacar que el diseño técnico de la columna ha tenido que vencer "muchas dificultades" para su "compleja" construcción -por razones de seguridad se tuvo que rebajar la altura-, ha dicho que el monumento está dotado un movimiento "insinuante" y ondulante, que "apunta elegantemente al cielo de Madrid y que refleja su maravillosa luz", sobre todo en el ocaso.

El director del departamento de estructuras del estudio de Calatrava, Mario Rando, ha valorado el esfuerzo de los obreros que han participado en su construcción y ha tenido un recuerdo especial para José Manuel Entrecanales, presidente de Acciona, empresa que se ha encargado de la ejecución de las obras.

Hormigón, acero, piedra y bronce son los materiales con los que se ha construido el monumento, que quiere transmitir un mensaje de "fe en el futuro y esperanza y cariño por Madrid", ha manifestado Rando.

Tras aclarar que el monumento es una columna y no un obelisco como se le venía denominando desde que se presentó el proyecto, Ruiz-Gallardón ha agradecido el regalo de Caja Madrid a la ciudad.

"Ninguna ciudad posee mayor riqueza que la vitalidad de las instituciones nacidas en su seno. Por eso, Madrid se honra en recibir este monumento conmemorativo del tercer centenario de Caja Madrid como testimonio de los lazos que históricamente ha vinculado a esta relevante institución financiera con la ciudad cuyo nombre ostenta", ha afirmado.

El alcalde ha hecho extensivo su agradecimiento al Rey. "Si en el pasado el apoyo de la Corona a la iniciativa civil fue decisivo para consolidar Caja Madrid, hoy podemos sentirnos orgullosos de que el actual dinamismo de ésta responda a las condiciones de paz, estabilidad y bienestar que, gracias a Su Majestad, y al conjunto de la sociedad española, ha conocido nuestro país en los últimos 34 años, sin duda los más prósperos y pujantes de toda nuestra Historia", ha concluido.

Comentar este artículo

SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0