KonoZer ARAGÓN
Accueil du site > 01 PRESENTACIÓN : Equipo KZ > 02 NUESTROS FOROS > 01 Foro de lo ESPIRITUAL > 02 TALLER DARMICO > 05 LUZ > Dolor y Luto en el Corazón : Por el Presidente de Costa Rica y Premio Nobel (...)

Notas de Alesia Miguens

Dolor y Luto en el Corazón : Por el Presidente de Costa Rica y Premio Nobel de la Paz en 1987

Por Oscar Arias Sánchez

jeudi 9 avril 2009, par 00 Konozer

Los grandes hombres dejan tras de sí grandes dolores.

El pueblo que alguna vez recibió con vítores y aplausos a sus héroes, debe luego despedirlos con luto y llanto.

Hoy el pueblo argentino viste de negro desde la Puna de Atacama hasta la Tierra del Fuego, desde lo alto del Aconcagua hasta el fondo del Paraná.

Y hay luto también en el corazón de todo el continente americano, que entre las cenizas de la dictadura vio surgir la figura de Raúl Alfonsín sosteniendo el estandarte de la libertad como el cálido presagio del reestablecimiento de la democracia en la región.

Su muerte es una dura noticia para quienes guardamos el recuerdo de aquellos días aciagos, en que tiranos y militares dictaban las crónicas continentales.

La República de Costa Rica sabía de las masivas violaciones a los derechos humanos que entonces ocurrían en América latina y de las oscuras transacciones que alimentaban el sostenimiento de aquellos regímenes totalitarios. Pero sabíamos también que la democracia sólo puede nacer del pueblo que la necesita.

Una por una, todas las naciones latinoamericanas tenían que encontrar su propio camino hacia la libertad.

Por eso celebramos la victoria en las urnas del ex presidente Raúl Alfonsín, porque sabíamos que con él se ponía punto final al último párrafo de la opresión en la República Argentina, y confiábamos en que ésa podía ser la primera gota de una cascada en las naciones vecinas.

* * *

Tuvimos razón en albergar la esperanza.

Toda América latina se sumó a la consigna de "Nunca Más" con que Ernesto Sabato bautizara, célebremente, el informe de la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas [conocida por su sigla, Conadep].

País a país, año con año, fueron cayendo las autocracias y la libertad fue asomándose tímidamente en los rincones.

Hoy que América continental es democrática en su totalidad, tenemos una deuda que agradecerle al pueblo argentino y, en particular, al ex presidente Alfonsín, por el ejemplo de perdón, justicia y reconstrucción que entonces nos brindaron.

Costa Rica le debe también gratitud por su valiente apoyo al Plan de Paz centroamericano. Cuando la región se desangraba en el enfrentamiento civil y las potencias del orbe se cernían sobre nosotros instigándonos a pelear, el presidente Alfonsín fue una figura fundamental en lograr el respaldo suramericano a los Acuerdos de Esquipulas.

* * *

Yo tuve el honor de conocerlo algunos años antes, cuando en diciembre de 1983 acudí a su toma de posesión, en mi calidad de secretario general del Partido Liberación Nacional.

Tiempo después, él supo devolvernos la cortesía, al visitar Costa Rica para ser testigo del traspaso de poderes de mi primera administración, en mayo de 1986. Jamás podré olvidar cómo, en aquella ocasión, nos sorprendió a todos bailando tangos al lado del ex presidente de Uruguay, Julio María Sanguinetti.

Hoy que Raúl Alfonsín hace su tránsito hacia el reino de la memoria, quise recordar estas anécdotas que relatan de alguna manera el impacto que este gran argentino tuvo en la vida del resto de América latina.

En nombre de mi pueblo, quiero recordarle al pueblo argentino que la República de Costa Rica no olvida ni a sus amigos ni a sus compañeros de lucha.

Con ustedes lloraremos a sus muertos, porque en vida se ganaron ese derecho.

Como en el tango de Aníbal Troilo, la vida de Alfonsín termina la función "corriéndole un telón al corazón".

No olvidaremos su obra ni su pensamiento

Voir en ligne : La Nación

Répondre à cet article

SPIP | squelette | | Plan du site | Suivre la vie du site RSS 2.0