KonoZer ARAGÓN

TRAS EL ESPEJO

“Si yo pude, tú puedes. No estás solo”.

mercredi 24 juillet 2019, par LUIS PEDRO OLMOS

A menudo hemos hablado de las situaciones y/o emociones que, en su momento, embargaron de Felicidad nuestra existencia. Al menos creímos haber alcanzado esa cuota de Alegría, de estado anímico que nos impulsa a seguir mirando más allá de lo que nos rodea.

Hoy, porque sigue siendo hoy, y seguirá como Hoy hasta que no demos el paso sublime de avanzar, de enfrentarnos con la Verdad, por dolorosa que sea, quiero, anhelo y comprendo con eficacia que debo compartir con vosotros una vivencia diaria.

Sí, así fue. Nací con el Síndrome de Tourette. Para muchos, una patología nueva ; para algunos,- a los que incluyo los pacientes-, una compañera de viaje. Para todos, la gran desconocida.

No resulta fácil gestionar mis propios sentimientos mientras escribo estas palabras ; alguna lágrima quiere aflorar, a qué prohíbo su aparición, a la que niego el poder de coartar mi recorrido.

La empresa cinematográfica ha producido películas, series y programas sobre patologías que habitan a nuestro alrededor. Por poner un ejemplo, se habló del Alzheimer, de sus consecuencias, de la vida de los que rodean al paciente. Llama poderosamente la atención cómo pueden sufrir las personas cercanas al mismo.

Una nueva enfermedad, aparecida a principios de los ochenta, denominada SIDA, asustó y conmovió a la población mundial. En realidad la enfermedad existía con anterioridad, pero no fue hasta que un conocido actor, Rock Hudson, compareciera ante los Medios y comunicase su estado vital. La Sociedad, nuestra sociedad, se alarmó por tan destructiva dolencia. Un virus, transmisible, podía acabar con la vida de una persona.

Os ruego una reflexión : qué fué lo que alarmó y, consecuentemente produjo rechazo de la Sociedad ante el paciente ? No fue su enfermedad ; de hecho, el cáncer existía con anterioridad y los enfermos no eran rechazados ; eran queridos, respetados, compadecidos. Eran semejantes que un día les tocó un Mal que no eligieron.

El SIDA fue totalmente contrapuesto al caso anterior. La asociación de quién y cómo se podía adquirir lo convirtió en una enfermedad marginal : drogas, prostitución y, muy especialmente, la homosexualidad.

La Verdad, desde mi sencilla opinión, no contemplaba el rechazo a una enfermedad concreta. Contemplaba el rechazo a distintos estilos de Vida que, en aquella época y aún hoy, cuestionamos. Nuestros miedos, latentes, se convirtieron en palmarios ; nuestra observancia a la misma conllevaba el Juicio de Valor de quien había contraído el virus. Desde aquí, nacieron los mecanismos de autodefensa. Bastaban cuatro letras para el miedo. De ellas, se transformó a VIH, de ella a seropositivo ; del mismo, a portador del virus.

Tras lo anterior, me gustaría hablar de qué percibe un paciente de Síndrome de Tourette, de cómo afronta su existencia, efímera, a veces feliz, en muchas ocasiones dolorosa, para él y para el que lo vive a su alrededor.

A la niñez, con los primeros síntomas,-TICS-, empiezan las miradas, los comentarios, pero no hay preguntas sobre ello.

A la niñez, cómo no puede ser de otra manera, los niños se mofan de tí. Crueldad o no, el mecanismo de autoprotección ante la intromisión en tu Vida de alguien así, genera rechazo. Es real. La ignorancia propia no nos permite adentrarnos en ese Mundo y preguntar ; sólo recordamos las palabras de los mayores : enfermedad mental, sinónimo de “loco”.

Como cada día, vuelves a casa algo más hundido, algo más apenado. Cómo explicar algo que, hoy por hoy, ni tan siquiera conocen su origen los médicos. Sólo sabemos que es incurable.

Tras la infancia, adolescencia. Empeoramiento o agravamiento de la situación ;”no lo conseguirá”. Tantas veces oír esa Sentencia social y tantas negaciones de tu realidad.

Recuerdo a mis padres y familiares. Recuerdo lágrimas cuando, desde el Colegio se plantea una educación alternativa. Dejas de ser tú mismo para pretender, en manos de quien no sabe, convertirte en lo que no eres. Hablo de mi caso, hablo de todos.

“No lo conseguirá”. Estudiar, esforzarme, aprender de los demás.”quiero ser Abogado, es mi Ilusión”.

“No lo conseguirá”. La Carrera de Derecho, sin repetir ningún año, buenas notas. “Quiero ser Abogado”.

“No lo conseguirá”.El Máster, seleccionado para unos pocos. Primera Vuelta, primero de mi Promoción. “Quiero ser Abogado, de entre los grandes”. Dios Todopoderoso nos envía Ángeles a diario. En mi Camino, el mejor Abogado y persona que pude conocer, mi Mentor Don Ramón PELAYO Jiménez, Abogado del Estado, la bondad y el apoyo jurídico y personal que todos deseamos en nuestra singladura.

“Tú puedes conseguirlo”. Que no te venza el Miedo ni la adversidad. Si te preguntan, explica que eres Feliz, que forma parte de tí.

GARRIGUES. La primera Firma de Abogados de Europa, la élite de esta profesión. “Te aceptamos como eres”. Director de la Firma en las Islas Canarias. Sólo 28 años de edad.

Sí, ha sido muy bonito recordar todo este Camino, pero mi verdadera afirmación, mi verdadera identidad, el clamor popular que Pérez Galdós repetía, lo reitero para mí. Dónde está la Importancia de las cosas, esto es, dónde radica el Sentido de la Existencia, con limitaciones, con nuevas virtudes.

Ya no puedo ejercer. Tengo 50 años y discapacidad, 68%, que no oculto. Otras patologías derivaron de la anterior, otras metas a corto plazo ya hay que plantear.

Si nos fijamos alrededor, y en función de las cosas que realmente importan : nuestros sentimientos, el Amor, nuestras pasiones, la familia, la Salud, complementadas todas ellas con el trabajo, las amistades, el dinero y el tiempo que dedicamos a todas ellas nos hacen entender a la perfección que, colocando unas por delante de otras, no cabrán en nuestro Estado Vital si no están debidamente priorizadas.

Qué es lo realmente importante en una persona con mi patología ? Hoy puedo escribir, estoy sincerándome ante personas que ni tan siquiera conozco, ventana al exterior, estoy vivo y vivo como puedo vivir : Felicidad por momentos, amargura en muchas ocasiones, tristeza por mi edad, 50 años de longevidad. Todo por vivir, todo por sentir.

Recapitulando todo lo anterior, en fechas recientes se emitió un Film denominado TOC, TOC. Resultó ameno para las personas ; tintes graciosos, especialmente del protagonista, afecto del Tourette y coprolalia, es decir, emisión de palabras malsonantes o insultos involuntarios. Resultó cómico para el espectador.

Siento hacer un comentario, pero jamás he visto una película desde los ojos de quién padece una patología en concreto. Ningún Film me ha transportado a la sensación de quién sufre una situación difícil con tintes burlescos.

Saben por qué les menciono Óperas, Zarzuelas, Obras de Teatro y similares ? Porque nunca pude ir en persona. Mis tics, esperpénticos a veces, causarían interrupciones y/o molestias al público.

Cuando acudo a una Biblioteca Pública, procuro estar el menor tiempo posible, pues ver que de tu alrededor se levantan personas duele. “Tú te acostumbrarás”.

De qué sirvió este escrito, este pequeño esbozo de una Vida. Es sencillo : porque me siento ORGULLOSO de ella. Con mis virtudes que otros no tienen, por no adolecer del Síndrome de Tourette, he crecido como persona, pros y contras, pero he alcanzado la mesura como para poder levantarme cada día y mirarme al espejo, sin que haya nadie detrás ; sólos tú y yo.

Gracias, Tourette, por acompañarme en mi Camino. Gracias, desconocidos, por haber mostrado interés en qué consiste esta enfermedad. Gracias a mí, porque pude.

“Si yo pude, tú puedes. No estás solo”.

Fdo. Luis Pedro Olmos López

Répondre à cet article

SPIP | squelette | | Plan du site | Suivre la vie du site RSS 2.0