KonoZer ARAGÓN

Recuperar el Camino

samedi 29 mai 2010, par 02 Antonio Palomino

A poco más de dos meses de cumplirse dos años de aquella maravillosa e intensa semana que contenía al famoso 8-8-8, he vuelto a retomar el interés por el Pórtico de la Gloria y el Camino de Santiago de forma casi obsesiva.

A mi recuerdo ha retornado un caudal de imágenes, números y sentimientos que ya había casi olvidado. Sé que todo ha llegado (como siempre) en el momento oportuno, cuando tenía que llegar, pero me sorprende la intensidad con la que lo estoy viviendo.

Son varios los factores causantes de este mi nuevo estado espiritual : en primer lugar la intención que tenía desde hace tiempo de hacer el Camino precisamente en este Año Santo, aunque he descubierto al final que no tiene porqué ser este año precisamente.

Después, está la lectura del libro de mi amiga Marisa, El Signo de Salomón, que me ha descubierto una forma nueva de contemplar el Camino.

Todo ello se ha mezclado también con unos escritos del año 2006, correspondientes a unos trabajos en Sol y Luna, que acabamos de recuperar y han ido cobrando todo el sentido que, al parecer, antes no tenían. No en vano, próximamente haremos una visita a ese lugar, algo que se nos ha dado de forma clara y que esperamos nos proporcione más conocimiento, al tiempo que la ocasión de compartir experiencias con la gente que debe ser.

Además, durante estos casi dos años he estado recibiendo información clara y cristalina acerca de determinados aspectos y objetivos de mi vida, de nuestra vida. Algo que, precisamente por su nitidez, no podemos dejar caer en saco roto, algo que debemos tener en cuenta continuamente.

No diré con esto que, pasados dos años, sea más sabio que antes. Me limito a reconocer, recoger e interiorizar lo que considero señales, dispuestas de tal modo y en tal secuencia que no tengo por menos que seguir de la mejor manera posible.

Es cierto que actualmente todo son dificultades, pero no es menos cierto que la experiencia nos dice que estas van limándose progresivamente, cada una a su tiempo, en el momento adecuado, dando paso a una nueva etapa, abriendo esa parte del camino que aparecía oculta e impracticable hasta ese momento.

Es así de sencillo. Recorres ese tramo hasta la siguiente dificultad que, a su debido tiempo se diluye revelándote un tramo nuevo en el que seguir aprendiendo…

Répondre à cet article

SPIP | squelette | | Plan du site | Suivre la vie du site RSS 2.0