KonoZer ARAGÓN

LA TERAPIA DE LA MUSICA

por Joaquín Piquer Ignés, radiólogo y terapeuta físico y vibracional

Domingo 8 de noviembre de 2009, por 02 Antonio Palomino

Seguramente habréis escuchado alguna vez un concierto de música clásica y os habréis deleitado con esos maravillosos sonidos ejecutados por diversos instrumentos, bajo la orientación de un director de orquesta que transmite sus emociones y sentimientos a través de una batuta.

Pero si os preguntaran al final del concierto cuales son esas emociones, probablemente no sabríais definirlas. Así es la música: hay que saber apreciarla emocional e intelectualmente y aprender a sumergirse en ese mundo maravilloso y mágico de los sonidos.

Alguien definió la música como arte y ciencia, y de esta última se pueden sacar sorprendentes beneficios terapéuticos si se aplican correctamente.

Los sonidos que emite la música influyen en nuestro sistema emocional; puedes experimentar exaltación o quizás placidez, y estas emociones afectan al cuerpo físico.

Cada parte de nuestro cuerpo tiene una vibración determinada como si tuviera su propia composición musical. Si hay algún desafinamiento en esta composición particular que tienen nuestros órganos, puedes sentir algún malestar o enfermarte.

Para recuperar la armonía vibratoria se le puede aplicar la musicoterapia; por ejemplo para una gastritis, un concierto de flauta de Vivaldi puede restablecer la armonía perdida. O por ejemplo, para el insomnio que es un problema muy extendido en estos días, un adagio para cuerdas de Barber, o un nocturno de Chopin pueden devolver el sueño.

La lista es muy larga, así como las múltiples composiciones que se pueden aplicar para un mismo problema.

Las mujeres embarazadas pueden ayudar a estimular al feto para que se desarrolle mejor y en armonía, con las siguientes obras musicales: Suite en Si Bemol de Bach Sonata Claro de Luna de Beethoven La Sexta Sinfonía de Tchaikowsky Preludio de Parsifal de Wagner

No sólo la música clásica sirve para practicar musicoterapia; se ha descubierto que la música de los Beatles también tiene beneficios terapéuticos.

En conclusión: la musicoterapia es otro método de ayuda al paciente y, como tal, tiene que ser bienvenido al mundo de la medicina como una técnica auxiliar o complementaria. Vale la pena tenerla en cuenta.

Comentar este artículo

SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0