KonoZer ARAGÓN

Fiebre

Domingo 26 de julio de 2009, por 01 Inmaculada Casado

La fiebre, conocida a veces como temperatura , febricula o calentura, es un aumento en la temperatura corporal por encima de lo que se considera normal. La temperatura normal del cuerpo humano es de 37º (98,6° F).[1] La fiebre actúa como respuesta adaptativa que ayuda al cuerpo a combatir los organismos que causan enfermedades y surge en respuesta a unas sustancias llamadas pirógeno(s) que se derivan de bacterias o virus que invaden el cuerpo.

Debido al sistema inmunológico poco experimentado con el que cuentan, solo los niños son más propensos a sufrir fiebres elevadas.

Las fiebres por encima de los 40,5 ºC pueden amenazar a proteínas de vital importancia, provocando estrés celular, infarto cardíaco, necrosis de tejidos, ataques paroxísticos y delirios.

Mecanismo de producción

El termostato del cuerpo humano es el hipotálamo. En presencia de pirógenos (producidos bien por algunos tejidos, bien por agentes patógenos), transportados por la sangre desde los lugares del cuerpo con problemas, se activa y ordena al cuerpo que genere más calor, aumentando para ello el metabolismo, y que lo conserve, con lo que el flujo sanguíneo periférico se aumenta y aparece el calentamiento

Pirógenos exógenos

Son sustancias externas al cuerpo humano. Puede tratarse de microorganismos, productos de los microorganismos Toxinas (LPS) endotoxinas liberadas por bacterias gram (-), o el acido lipoteicoico o peptidoglicano de la bacteria gram (+); agentes químicos (anfotericina, fenotiazidas).

Pirógenos endógenos

Los pirógenos endógenos son citoquinas que inducen fiebre e incluyen a la interleucina-1 (IL-1), IL-6, IL-8, macrophage-inflammatory protein-1 (MIP- 1), e interferon-g (IFN-g) Polipéptidos producidos por una gran variedad de células del hosperdero como los monocitos o macrófagos, células neoplasicas que explican la existencia de fiebre en malignidades. Los pirógenos endógenos convergen a una región cerebral que regula la fiebre, el área preóptica (POA) del hipotalamo anterior. Mecanismo controversial, ya que los pirógenos endógenos tienen que atravesar la barrera hematoencefálica (BBB) la cual es impermeable a ellos. Al menos dos rutas se evidencian: Transporte activo a través de la BBB por carrier específicos para citoquinas.

Transferencia de mensaje dónde la BBB tiene fenestraciones, es decir en los órganos circumventriculares sensoriales particularmente en el organum vasculosum laminae terminalis (OVLT).

Pero hay otras rutas alternativas: la circulación de citoquinas inducen la generación de prostaglandina E2 (PGE-2) y tal vez prostaglandinas F2a (PGF-2a) permeable a la BBB, el mediador putativo más proximal a la fiebre, por las células endoteliales de la microvasculatura cerebral o perivascular como la microglia y macrofagos meningeales. Directamente trasmisión a el POA de los mensajes de los pirógenos vía aferentes periféricas (mayormente vagales) activado por citoquinas.

Niveles de fiebre

Si la temperatura axilar es mayor de 37 ºC y menor de 38 se llama febrícula. Si la temperatura axilar es mayor o igual a 38 y menor de 40 ºC se llama fiebre. Si es mayor o igual a 40 ºC se llama hiperpirexia. Temperaturas superiores a 42 ºC en el hombre suelen ser incompatibles con la vida.

Causas

La fiebre está relacionada habitualmente con la estimulación del sistema inmunitario del organismo. En este sentido, puede ser útil para que el sistema inmunitario tome ventaja sobre los agentes infecciosos, haciendo al cuerpo humano menos receptivo para la replicación de virus y bacterias, sensibles a la temperatura.

Además de las infecciones, son causa de fiebre el abuso de anfetaminas y la abstinencia de una sustancia psicotrópica en un adicto a ella, así como la recepción de calor emitida por maquinaria industrial o por insolación.

Reacciones en el ser humano a las diferentes temperaturas corporales

Calor

- 36 °C - Temperatura normal del cuerpo, ésta puede oscilar entre 36-37 ºC
- 39 °C - (Pirexia) Existe abundante sudor acompañado de rubor, con taquicardias y disnea. Puede surgir agotamiento. Los epilépticos y los niños pueden sufrir convulsiones llegados a este punto.
- 40 °C - Mareos, vértigos, deshidratación, debilidad, náuseas, vómitos, cefalea y sudor profundo.
- 41 °C - (Urgencia) - Todo lo anterior más acentuado, también puede existir confusión, alucinaciones, delirios y somnolencia.
- 42 °C - Además de lo anterior, el sujeto puede tener palidez o rubor. Puede llegar al coma, con hiper o hipotensión y una gran taquicardia.
- 43 °C - Normalmente aquí se sucede la muerte o deja como secuelas diversos daños cerebrales, se acompaña de continuas convulsiones y shock. Puede existir la parada cardiorrespiratoria.
- 44 °C o superior - La muerte es casi segura, no obstante, existen personas que han llegado a soportar 46 °C.

Frío

- 35 °C - Se llama hipotermia cuando es inferior a 35 °C - Hay temblor intenso, entumecimiento y coloración azulada/gris de la piel.
- 34 °C - Temblor severo, pérdida de capacidad de movimiento en los dedos, cianosis y confusión. Puede haber cambios en el comportamiento.
- 33 °C - Confusión moderada, adormecimiento, arreflexia, progresiva pérdida de temblor, bradicardia, disnea. El sujeto no reacciona a ciertos estímulos.
- 32 °C - (Emergencia) Alucinaciones, delirio, gran confusión, muy adormilado pudiendo llegar incluso al coma. El temblor desaparece, el sujeto incluso puede creer que su temperatura es normal. Hay arreflexia, o los reflejos son muy débiles.
- 31 °C - Existe coma, es muy extraño que esté consciente. Ausencia de reflejos, bradicardia severa. Hay posibilidad de que surjan graves problemas de corazón.
- 28°C - Alteraciones graves de corazón, pueden acompañarse de apnea e incluso de aparentar o incluso estar muerto.
- 24-26 °C o inferior - Aquí la muerte normalmente ocurre por alteraciones cardiorrespiratorias, no obstante, algunos pacientes han sobrevivido a bajas temperaturas aparentando estar muertos a temperaturas inferiores a 14 °C.

Algunos tipos de fiebre

- Fiebre aftosa (glosopeda)
- Fiebre amarilla
- Fiebre reumática
- Fiebre del Heno
- Fiebre héctica
- Fiebre hemorrágica del Dengue
- Cuartana: variedad del paludismo
- de Malta o mediterránea, enfermedad de Bang (Brucelosis humana)
- eruptiva
- hemorrágica viral
- intermitente
- paratifoidea
- puerperal
- Rickettsiosis
- fiebre botonosa mediterránea
- tifus exantemático epidémico
- fiebre de las Montañas Rocosas o fiebre manchada
- fiebre Q
- sínoca
- terciana
- tifoidea
- fiebre de origen desconocido (FOD)

Comentar este artículo

SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0