KonoZer ARAGÓN

Francmasones - Por LUIS ALGORRI

Mas sobre la Masoneria en TIEMPO.

Red Social de la Fraternidad Masónica

Domingo 10 de mayo de 2009, por 00 Konozer

Ya tardísimo (es que me voy dentro de cuatro horas a Sevilla a entrevistar nada menos que a mi Padrino de Iniciación, el inmenso poeta y MM.·. Miguel Veyrat), pero aún con el azogue de qué pensarán mis hermanitos de lo que dentro de esas pocas horas estará en los quioscos, unas palabras para mi querido hermanito sabio Joaquim Villalta. Tú tenías que haber salido en esta historia. Tú fuiste uno de los Masones a quienes debí entrevistar y no lo hice. Por tu impresionante calidad como artista y por tu indoblegable actitud como Hermano. Tú, como símbolo de tantos Masones artistas (¡cuántos músicos hay entre nosotros!) que siguen el camino de aquellos creadores de belleza que fueron los "tatarabuelos" operativos, los que tallaban y pulían delicias en "piedra franca" en los edificios medievales. Propuse tu nombre, entre otros muchos. Me dijeron en la revista que, caramba, que un pianista... No conocían tu nombre... Que si yo lo consideraba "influyente"... TIEMPO ha pasado por momentos muy graves en estas últimas semanas, momentos que no sé de cierto si ya han terminado. Vi más nervios de los que esperaba. Fui cobarde y no me planté, preferí "tragar". Y no te llamé. Lo siento ahora muchísimo. En el tonto "top ten" masónico que me impusieron no hay ningún artista. Es error mío, no hay más vueltas que darle. Ahora te pido perdón y te doy mi palabra de Aprendiz de que otros momentos habrá en que se hable en mi revista de ti, de tu obra y de tu trabajo fraternal. Y no son palabras a humo de pajas: ahora soy yo quien dirige la sección de Cultura en TIEMPO. Queda prometido. Por el Signo.

A mi "Edelweiss" preferida... pues el más triple de todos los besos fraternales. Y cuídate, caramba.

Y a mi por siempre querido Galo, pues lo que ya sabe: que tenemos mucho que contarnos, que recordar y que recobrar, porque el tiempo (y lo que ha traído dentro, como una apisonadora) nos ha hecho perder demasiadas cosas que jamás debieron ser perdidas. Anoté tu móvil. El día 9, cuando ya haya pasado la amargura de mi jodío cumpleaños, fecha que odio con todas mis fuerzas, te llamaré y, si puedes, nos veremos y recuperaremos unos cuantos abrazos que nos dejamos por ahí, hermanito. Muchos.

¡A ver si logro dormir un rato, punyetes!

T.·. A.·. F.·.

Comentar este artículo

SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0