KonoZer ARAGÓN
Portada del sitio > 10 BIBLIOTECA > 04 Los escritos de Jordi > La Yakuza 任侠, やくざ

La Yakuza 任侠, やくざ

Miércoles 29 de abril de 2009

La yakuza (任侠, やくざ) es el equivalente japonés del crimen organizado, es una mafia japonesa que data del siglo XVII. El origen de la palabra no se conoce con exactitud, pero se dice que proviene de un juego de cartas llamado hanafuda, muy famoso entre los bakuto, en el que la peor mano consiste en un 8 (ya), un 9 (ku), y un 3 (za). La Yakuza moderna ha extendido sus actividades a la corrupción bancaria y política. Esta mafia es una de las más antiguas y poderosas y es, sin duda, la que más miembros tiene, con un aproximado de 84.700 miembros. También se les conoce como gokudō (極道)

HISTORIA.

Durante el período Edo, la figura del samurái era privilegiada dentro de la sociedad debido a su eficiencia militar y los servicios de seguridad que prestaban a la comunidad, a través de los daimyō, señores feudales; al final del período Edo, Japón inicia su era moderna y continúa unificándose en un solo gobierno, así que muchos samuráis eran despedidos porque resultaban inútiles a los nuevos destinos de la nación y se convertían en mercenarios ambulantes conocidos como rōnin. Estos siguieron haciendo trabajos de manera independiente para sus jefes y la alta sociedad. Al cabo del tiempo se empezaron a organizar en bandas paramilitares que protegían regiones a cambio de comida y comodidades que proporcionaban la comunidad. Poco tiempo después terminan dominando los negocios ilegales de Japón.

A finales del siglo XIX y al iniciarse el XX tenían el control de la prostitución, las apuestas, el contrabando, lavado de dinero, los espectáculos, la especulación de bienes inmobiliarios, la extorsión, y el tráfico de drogas, pornografía y armas. Además, después de la Segunda Guerra Mundial ciertas bandas de ideología ultraderechista comenzaron a operar y extorsionar dentro de grupos políticos.

Su organización se derivó de los códigos de los samuráis pero mucho más estructurados y fortalecidos; todo el clan se considera una familia donde se profesa la fidelidad absoluta a la banda, el ultranacionalismo, la obediencia al mayor rango y su estricto y brutal código de honor. Los novatos se adoctrinan a través del sistema Senpai-Kohai en el cual se especifica los procedimientos de castigo a la deslealtad como por ejemplo, la amputación de un dedo meñique para aquel miembro que cometa algún fallo grave o incurra en traición, dicha amputación sirve aún en la actualidad para reconocer a los miembros retirados o disidentes.

Los tatuajes dentro de la organización son muy importantes, revelan muchas veces el rango dentro de la organización, el clan al que se pertenece, el lema del clan, dragones de su mitología y samuráis. Empieza como un tatuaje pequeño al que se le hacen adiciones y terminan cubriendo grandes partes del cuerpo; el tatuaje es uno de los rasgos físicos más característicos de la yakuza.

En la actualidad está dividido en 3.000 clanes con un total de 100.000 en todo Japón, el más importante es el denominado Yamaguchi-gumi, el cual se estima en un tamaño de 40.000 miembros activos, considerándose el hampa más grande del mundo, no sólo por el número de miembros sino también por su poder económico. Son también importantes los clanes Sumiyoshi Rengo-Kai y Inagawa-kai que en conjunto con el clan Yamaguchi-gumi mueven alrededor de 15.000 millones de dólares anuales.

ETIMOLOGÍA DEL NOMBRE

El término yakuza surgió a finales del siglo XIX, siendo utilizado por primera vez entre un grupo de delincuentes conocido como los bakuto, quienes se dedicaban a montar negocios de apuestas y juego ilegal. Los bakuto gustaban de un juego de las cartas hanafuda, en el que la peor mano era un ocho, un nueve y un tres: osea, "ya", "ku" y "za", en japonés. Para poder ganar la partida cuando un jugador tenía un yakuza, tenía que ser realmente hábil ya que no dependía de la suerte sino de su astucia; de ahí que la palabra yakuza terminara siendo utilizada por los criminales japoneses para designarse entre ellos. Según otra etimología,al ser esta mano la peor,sugeriria algo como:"en suerte te tocó la peor mano y ahora que harás?" o dicho de otra forma, si el orden establecido es adverso, la yakuza habitará la marginalidad jurídica para sobrevivir.

"Yakuza" escrito en Katakana

LA YAKUZA FUERA Y DENTRO DE LA SOCIEDAD JAPONESA

Aunque los negocios de la yakuza sean en muchos casos criticados en Japón, no dejan de extenderse y consolidarse, cada vez es más frecuente que se comporten como una empresa legalmente constituida. En Tokio el clan Yamaguchi-gumi ha expandido sus negocios más que todo a partir de la absorción del clan Kokusui-kai, el año pasado, un hecho que es conocido públicamente en Japón tanto como la condena de su jefe, el señor Shinoda, por posesión ilegal de armas y el conocimiento de estar dirigiendo aún la organización desde la cárcel.

Fuera del Japón se le conocen pocos negocios. Durante los años noventa, en México, una pareja de supuestos empleadores reclutaron a jóvenes mujeres con la promesa de trabajar en Japón en el negocio del turismo. Sin embargo al llegar a su destino se las reclutó en una red de prostitución.

Según cálculos de la Asociación de Mujeres Hispanas (con sede en Miami, EE. UU.), cerca de 3000 mujeres mexicanas se prostituyen actualmente en Japón, tras ser reclutadas por la yakuza.

Callejón del distrito de Shinjuku en Tokyo, sitio supuestamente frecuentado por la Yakuza
Prohibición de entrada para los miembros de la organización

CÓMO RECONOCER A UN YAKUZA

El color negro.

Siguen una política de identidad corporativa mejor que la mayoría de empresas que se conoce. Su color corporativo es el negro y lo extienden a todo: coches de la empresa, indumentaria (tanto masculina como femenina), complementos (gafas de sol, bolso de mano, armas).

Los lugares.

Se les puede ver de madrugada los fines de semana en las zonas de marcha donde haya "hoteles del amor" y "pubs de hostess", negocios con los que tienen relación. También se pueden ver entrar y salir de sus oficinas. Tienen oficinas y todo el mundo sabe dónde están. La fachada tiene unos kanjis dorados muy elegantes con el nombre de la familia, al modo blasón. Siempre hay coches elegantes aparcados en la puerta.

Los coches.

En Japón es ilegal llevar todos los cristales del coche ahumados. La gente de bien que gusta de cristales ahumados sólo los lleva en la parte de atrás (ventanas traseras y luna del maletaro). Aún no se sabe muy bien si a los yakuza no les importa pagar la multa o si tienen bula. También son de ellos unas furgonetas negras con la bandera de Japón y con altavoces, con las que se pasean por la ciudad con música de marchas militares de la época de la guerra, para recordarle a la gente metida en los negocios "protegidos" por la yakuza que ésta es su zona y tienen que pasar por "caja".

Las manos.

Si en una mano falta una o dos falanges del meñique o el anular, y la mutilación es limpia porque no hay más heridas ni cicatrices alrededor y las uñas de los demás dedos crecen enteras, casi seguro que el dueño de esa mano no ha tenido un honrado accidente siendo operario en una fábrica. Los yakuzas se cortan los dedos en determinadas ocasiones y, siempre, cuando dejan de ser yakuzas. Al romper el contrato entregan una falange, de prenda.

Los tatuajes.

Nada de tribales, amor de madre o calaveras, sólo motivos orientales con toda una simbología detrás entorno al grupo al que se pertenece y el escalafón en el que se está dentro de ese grupo: dragones, samurais, eso sí, muy grandes y coloristas. Pero siguen siendo fieles a la identidad corporativa del color negro porque los tatuajes no se muestran. Es más, en las piscinas públicas están prohibidos los tatuajes de yakuza para que el resto de usuarios no se sientan intimidados. Los yakuzas no enseñan sus tatuajes y sólo los verías si coincidieras en una playa o en un baño público, pero no vas a coincidir. En resumen, que si vas por la calle y ves a un tipo con la camiseta arremangada para lucir sus dragones, de yakuza sólo tiene la vocación.

Los andares.

Sin lugar a dudas, es el rasgo más distintivo, caminan de una forma tan peculiar que el contraste con el paso vivo y nervioso de la mayoría de los japoneses les delata enseguida. Cuando se desplazan casi no levantan los pies del suelo, sus pasos son largos y basculan el cuerpo con arrogancia. Para ser más gráfico, en llano caminan como si estuvieran bajando una cuesta.

1 Mensaje

Comentar este artículo

SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0