KonoZer ARAGÓN

Desinformación

Sábado 18 de junio de 2011, por 02 Antonio Palomino

He estado dando un repaso por los canales de televisión y, nuevamente, me siento decepcionado con este país. Decepcionado en primer lugar con el periodismo que se practica en él. ¿Por qué? Pues muy sencillo: cuando comenzó el movimiento 15-M con sus acampadas por todo el territorio, los medios de comunicación lo cubrieron como una noticia simpática, como algo “típico” de aquí, algo que como todo lo que hacemos aquí, no iba a llegar a ningún sitio.

Para sorpresa de la mayoría, el movimiento fue extendiéndose no solo por el territorio nacional, sino que acabó convirtiéndose en la “Spanish Revolution” que llegó a alcanzar un gran eco y seguimiento en todas las ciudades importantes del mundo. Curiosamente, cuanto más crecía el movimiento, menos cobertura se le daba; imagino que la mayoría de los periodistas de prestigio seguían pensando que era un hecho anecdótico y puntual que tenía los días contados, aunque fueran unos cuantos días más de los previstos.

Ahora, a día y medio de la “prueba de fuego”, de la verdadera protesta de los indignados en la calle, la del 19-J y, unos días después de que un grupo de violentos incontrolados decidieran pasarse por el forro la legalidad y el pacifismo (algo que ha sido importante y constante en todas las acampadas, todos los días de protesta), intentando tomar el Parlament de Catalunya, los medios de comunicación más importantes sí han decidido hablar.

Los medios de “color azul”, abogan en contra de las concentraciones de este domingo, alegando que el Ministerio del Interior (el gobierno), ha hecho dejación de funciones al no prohibir unas manifestaciones que predicen como violentas. Dicen que tenemos un presidente que ya no manda y se esconde detrás de un ministro que está desaparecido...

Los medios de “color más o menos rojo” le echan la culpa a los de color azul (la oposición), ya que según dicen no paran de crispar a la población pintando un porvenir oscuro que nada tiene que ver con la realidad (?) En todos los medios (de cualquier color), están poniendo encuestas para que voten los televidentes. La pregunta es: ¿Cree usted que deberían haberse prohibido las concentraciones del próximo domingo? Y lo peor es que está ganando el “”, que gracias a los medios de comunicación el pueblo está empezando a ponerse en contra de un movimiento con el que simpatizaba hasta hace pocos días.

He llegado incluso a oír en un programa como alguien (me perdonaréis pero no recuerdo ni su nombre ni su cargo o profesión), aseguraba que todo el movimiento de indignados había sido promovido por tres agentes del C.N.I., no he acertado a entender muy bien con que intención, aunque el hombre se ha esforzado en explicarlo.

Es cierto que el movimiento 15-M está (o estaba) necesitado de algo más. El otro día, en la acampada de Zaragoza donde estuvimos haciendo la entrevista para nuestra televisión, yo mismo se lo decía a Alvaro, el portavoz que quiso atendernos. Pecan de demasiado puros, las decisiones no se toman por mayoría porque no quieren aplastar a las minorías, pero es cierto que nadie va a negociar nunca con 200, 2.000 o 20.000 personas. Se hace necesaria una única voz que hable en representación de todo el movimiento.

Decepción también con los políticos que encargan a sus medios afines labores que les corresponden a ellos, mientras se dedican a lanzar mensajes apocalípticos en un caso o absolutamente bucólicos en el otro. Esto no beneficia a ninguno de los dos, pero tampoco a los que están en medio, en la sombra como pescador en río revuelto, porque al final, con estas cosas pierde toda la clase política.

De este próximo domingo dependen muchas cosas, pero principalmente, que el movimiento de los indignados deje de ser una anécdota y se convierta en algo serio, en la expresión de una sociedad que está de verdad harta e indignada, en la protesta de quien tiene la soberanía, de quiénes hacen que los que les mandan sean importantes; no nos olvidemos de eso: ellos mandan y son importantes porque nosotros queremos, es justo pues que manden lo que nosotros les mandemos.

Sólo espero que las protestas del domingo sean pacíficas y no le quiten la razón a quien la tiene de verdad. No debemos dar el más mínimo pretexto a los que se esconden tras un uniforme para ejercer la violencia y, así, la gente, el pueblo verá que las reclamaciones que se están haciendo en la calle son justas, reales y se defienden democráticamente y sin engaños.

Tampoco debemos dejarnos engañar. Repito: gracias a los medios de comunicación masivos nos estamos poniendo en contra de aquellos que gozaban de nuestras simpatías hace tan solo unos pocos días.

Las revoluciones comienzan con un puñado de idealistas, pero fracasan si no cuentan con el apoyo del pueblo...

Comentar este artículo

SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0