KonoZer ARAGÓN

El esperado 2012

por: David Romeo Mingarro

Viernes 26 de marzo de 2010, por 00 Konozer

El esperado 2012

Investigar la posible fecha de un Apocalipsis no es sencillo. Nadie lo puede confirmar pero muchos lo predican. Al menos en 600 mil sitios de Internet aseguran saberlo. Desde diferentes perspectivas, tanto libros y programas de televisión, así como teorías que circulan por la Red, afirman que el 21 de diciembre de 2012 (otros aseguran que será el 23), durante el solsticio de invierno en el hemisferio Norte de nuestro planeta, ocurrirá algo único, un evento cósmico de alcances insospechados que dará lugar a una nueva era… o a nuestro fin.

Entre la ciencia y el mito

En nuestra psicología social, a través de creencias y mitos de las más diversas civilizaciones (al igual que en películas, programas y libros ampliamente difundidos por la cultura), la idea de una alineación planetaria siempre ha estado relacionada con grandes cambios, como un acontecimiento con efectos desconocidos.

En diciembre de 2012 se llevará a cabo una muy singular “alineación cósmica”

El Sol se posicionará entre la Tierra y el centro de la Vía, como si se tratara de un eclipse galáctico. Este fenómeno se da cuando los movimientos de la Tierra respecto al Sol y de éste respecto a la Vía Láctea, se alinean de tal modo que, por unos instantes, dejamos de tener una conexión directa con el centro de esta última.

Y esto sucederá exactamente el mismo día que el solsticio de invierno, el cual corresponde al instante en que la posición del Sol en el cielo alcanza su punto más al Sur (al ir el Sol “moviéndose” de Sur a Norte en el horizonte durante los siguientes 6 meses, hasta el solsticio de verano cuando el Sol alcanza su punto más al Norte en la esfera celeste).

¿Qué es el gran año?

Es la medida en años que le lleva al eje de nuestro planeta a dibujar en el espacio el círculo que el movimiento de precesión de los equinoccios provoca. Es como un trompo girando sobre su eje, el cual dibuja a su vez otro movimiento circular con la parte superior del mismo. También conocido como Año Platónico o Cuenta Larga.

Científicamente, este ciclo provoca los cambios de las ubicaciones de las estrellas en la bóveda celeste, y sólo cada casi 26 mil años se cumple la vuelta que regresa a las estrellas a su posición conocida en el firmamento.

De acuerdo a Giorgio de Santillana y Hertha Von Dechend, autores de Hamlet’s Mill, hay alrededor de 200 mitos en más de 30 culturas ancestrales sobre el Gran Año vinculado con el movimiento del equinoccio o el de los cielos.

Babilonios, sumerios, egipcios, hopi, cherokees y tibetanos desarrollaron calendarios, al igual que el maya, basados en la cuenta de casi 26 milenios.

Muchas otras culturas dividieron este tiempo en 12 partes. Los griegos e hindúes la dividieron en 4.

En tiempos modernos a cada una de estas divisiones se les llamó Era Astrológica, relacionadas con las 12 constelaciones que se encuentran en el firmamento, como la Era de Piscis, Aries o Acuario de más de 2 mil años de duración cada una.

El pasar de una “Era” a otra supone cambios en la sociedad y la humanidad, pero no destrucción o aniquilación, ya que estas creencias consideran al tiempo algo cíclico, que reinicia y continúa, y no como una medida lineal con un principio y fin.

Los mayas dividieron esa larga cuenta en cinco eras y no en doce, llamando a cada una Ciclo B’ak’tun, que a su vez se dividía en 13 partes llamadas Bak-Tun (que duran casi 4 siglos cada una).

Las diferencias significativas en la interpretación de los códices y profecías mayas se relacionan con esta cuenta.

Para algunos, el calendario maya (que sólo cubre dichos 5126 años) llegará a su fin para pasar de la tercera era a la cuarta. Otros aseguran que es la llegada al quinto y último ciclo de más de 5 mil años y unos más que es el final de la cuenta total de casi 26 mil años. No existe una teoría unificadora de esta interpretación.

Comentar este artículo

SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0