KonoZer ARAGÓN

KonoZer 45 - Diciembre 2009

Miércoles 7 de diciembre de 2016, por 01 Inmaculada Casado

Este número de otoño va desde los tiempos anuales de la cosecha a la Navidad, símbolo de los sacrificios y las ofrendas que se realizan.

Dos fiestas muy espirituales, por eso lo hemos titulado "el Pilar de la transmutación", no solo por ser un tiempo de cambio importante para todos, sino por que este numero lleva un especial de la RTV de ENDARUN y su espiritualidad, por lo que dedico mi editorial a este tema.

En los tiempos de fiesta los padres se reúnen con los hijos para contarles historias, cuentos y fábulas, que llevan escondidas las viejas tradiciones orales que desde la época antigua se pasan de niño a niño hasta nuestros días, preparándonos para lo que ha de llegar. Y hoy os voy a contar una sobre la Verdad, para que mis hijos la conozcan y puedan a su vez contarla a sus hijos.

«Hace millones de años en los cielos existían 7 dioses espirituales que eran conocidos como los Melquisedek. La misión de estos dioses era la de ser creadores de vida dentro de su universo. Un día crearon en la Tierra un ser andrógino (macho y hembra a la vez) tan perfecto que era un fiel reflejo de ellos mismos, e inevitablemente se sintieron atraídos por él y le dieron aliento de vida y capacidad para perpetuarse. Pero se unieron a él físicamente, y una nueva raza "la humana" mitad divina con el poder de un dios, y mitad terrestre con la fuerza y la resistencia física, comenzó a multiplicarse y a crecer, representando un posible peligro para otros dioses que querían el poder solo para ellos y que consideraban a los humanos meras criaturas terrestres y alimento energético para los dioses; a través de una guerra lograron vencer y someter a los Melquisedek y a su descendencia (las 7 casas primigenias).

Desde entonces fueron divididos, cada dios espiritual en 2 almas gemelas, y cada humano en dos sexos (hombre y mujer). Y cada alma gemela va reencarnándose en la sangre de sus descendientes humanos buscando su mitad perdida; cuando la unión se produce en una cuadratura perfecta, se alcanza el poder primigenio divino.

A lo largo de los tiempos y siempre que ha habido momentos de peligro para la raza humana, los Melquisedek a través de su cuadratura, han unido su poder para ayudarlos. Ellos son los 7 rayos cósmicos (que nos guían), los 7 truenos del Apocalipsis (gemelos mesiánicos y hermanos), los 7 guardianes (protectores de las 7 reinas descendientes por sangre de las 7 casas primigenias) y tantos otros.

Y cuentan los ancestros, que para los albores del Siglo XXI, hay una profecía que habla de una nueva unión definitiva, para volver a ser lo que se fue, y regresar a donde se debe: Cuando los Gemelos Mesiánicos se reconozcan, y den vida de su Reina a una descendencia única de pura luz para la humanidad, los Melquisedek volverán a encontrarse, y junto a sus hijos de las 7 casas, abrirán los 7 portales vivientes que unirán el cielo y la tierra para transmutar a los que son y fueron divididos y se conseguirá la aceptación y el pleno derecho para la nueva raza creada. Y todo será UNO, y como uno entraremos en CASA». No hay verdad que se oculte eternamente: somos lo que somos, y debemos manifestarlo y completar el plan divino. Así sea y Así es.

Descargar el periódico

Comentar este artículo

SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0