KonoZer ARAGÓN

Feliz Navidad 2009

Viernes 18 de diciembre de 2009, por 02 Antonio Palomino

Estamos otra vez en Navidad, esa época del año en la que todos nos convertimos en excelentes personas, en la que deseamos lo mejor a todo el mundo… aunque en algunos casos sea con la boca pequeña.

En este período de tiempo decimos olvidar todos los rencores, aseguramos perdonar a todo el mundo y garantizamos buenos sentimientos, cordialidad y amor eterno para todos.

Sabemos que no es verdad, sabemos que el hecho de limitar esas buenas intenciones a los últimos días del año no nos hace mejores. También somos conscientes de que a los demás les ocurre lo mismo, que no nos perdonan, que no son nuestros amigos y sobre todo, que no nos aman como aseguran.

Da igual. Preferimos creérnoslo porque es la forma fácil de sobrellevar nuestra vida, la forma más cómoda, pensando que sí, que somos lo mejor de lo mejor y que todo el mundo debe querernos. Nos arrogamos en exclusiva el famoso espíritu de la Navidad…

La verdad es que, para que fuera cierto, ese sentimiento de bondad, amistad y cariño debería prolongarse durante todo el año, algo que no hace casi nadie por no decir nadie.

Pero, este que termina en pocos días ha sido el año definitivo para el cambio de conciencia. Este que ahora acaba, es el año que recordaremos como “el último año de la antigua humanidad”.

Están pasando cosas que la mayoría de la gente no percibe o, en el mejor de los casos, no acierta a comprender del todo bien. Estamos cambiando, tanto que quizá cuando lleguemos al final de 2010, nos demos cuenta de que el espíritu navideño se ha mantenido más o menos constante durante buena parte de esos doce meses.

Sea como sea, queremos desde aquí desear una feliz Navidad a todo el mundo: a los que nos leéis y nos seguís y a los que no lo hacéis, a los anunciantes y a los que no se han anunciado, a los que comparten nuestras vidas, a los que las compartieron, a los amigos, a los que lo eran y ya no lo son, a los enemigos, a los que nos recuerdan y a los que nos han olvidado.

Nuestro deseo para todos ellos se aleja un poco del tradicional de estos días, pero es sincero: que todos encontréis el camino y las personas adecuadas, que sigáis ese camino con confianza y seguridad junto a esas personas, y que el nuevo año (más importante aún si cabe que este que termina), os colme de felicidad, amor y alegría… pero ¡¡¡de verdad!!!

Comentar este artículo

SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0